...no con el olvido invisible...

sábado, 4 de febrero de 2012

Poemas ideográficos, Ajedrez

Un jaque mate es la suma de todas las estrategias, la causa de los errores. 
 
 
   La dama
El          juego          es
feminista,
los que jugamos
somos
feministas:
son   las
m  á  s
importa-
ntes, nos
ayudan en
todo, duele
pe r d e r l as.
Se  pierde  una
dama solo por otra,
después, celosas, nos
abandoban dejando un 
juego absurdo que de cual-
quier  manera hay que  terminar.




 

El alfil

Son incisiones
                       trasversales, son
                                                     tajos cruzados. 
                                                                           A los médicos les gusta
                                                                                                             utilizarlos porque
                                                                                                                                  son como bisturíes.
                                                                                                             Ellos se quejan de
                                                                         que su tierra sea cuadrada
                                                    con muchos cuadros.
                       Pintan el tablero
de triángulos.


El caballo

         o
      oooo
    El   caballo.
  Seguido preguntamos:
 ¿De  donde demonios  salió?
Es un experto en dislocar
las casillas, apun-
ta a  uno y muer-
de a otro, vive en un
 establo de  sesenta  y
  cuatro hectáreas, se la
   pasa  saltando y co-
   miendo.Se le acusa
    de ser el favorito.



Los peones 
Es     poca la     paga   y     mucha
la caminata, tenemos los pies
cortos. Somos muchos
y somos envi-
diosos, robamos lo
que  esta  en  el
camino   del
compa-
ñero
de al lado y luego le
est-
orbamos.
Somos como
 emigrantes, igualito
está el sueño dora-
do de llegar
al norte. Chocamos
 con los del otro color, tope de
 borrego      que   empata   la      fuerza.  






La torre

La        t o r  r  e       n u n c a       aprendió       
por       completo      l a  ros a      d e  l o s         
vientos;  arriba, abajo y a los lados,       
nada  más. Dicen los expertos  que      
ellos son los más lerdos, son los  úl-     
timos que empiezana pelear. Lo cie-     
rto es   que, aunque son  chonchitos,     
recorren   por completo la cinta  asf-     
áltica que pintan. Claro, la torre es ca-    
tólica, siempre lleva consigo una  cruz.    





 Faltan más por completar



-Omar Tiscareño-


3 comentarios:

  1. De piezas, al parecer, sólo te falta el rey.

    Podrías explorar el universo de las aperturas o la forma del tablero. Sólo son sugerencias, pero mejor te dejo pensarlo...

    ResponderEliminar
  2. Están en proceso, sí he pensado algunos pero no sé como podría hacerlos ideográficamente (no sé si esté bien esa nomenclatura)

    ResponderEliminar
  3. Es interesante el ejercicio que has hecho con estos "ideogramas". Me parece buena esa palabra para nombrar lo que hiciste. Podrías seguir con el tema en el ajedrez. La infinitud que nace de finitas piezas, o la monstruosa multiplicidad que ves a cada paso de casilla, pueden crear nuevos ideogramas.

    ResponderEliminar